jueves, 8 de marzo de 2012

Escorpiones ó Alacranes

PICADURA DE GRAVE A MOTAL
fueron uno de los primeros animales pobladores de tierra firme, en ellos se muestra como ni su forma de vida ni su anatomía han sufrido transformaciones por lo que se puede considerarlos fósiles vivientes. Desde su aparición hace 450 millones de años, ocuparon todas las regiones cálidas del planeta. 
Los especialistas admitieron que cada vez hay más alacranes en los barrios de la Capital
Los alacranes o escorpiones  han sido vistos en el parque Las Heras y en varios edificios aledaños y en otros barrios. Son peligrosos para niños, ancianos, personas inmunodeprimidas y mascotas, ya que su picadura puede generar graves consecuencias en el organismo e, incluso, resultar mortal.  
El titular de la empresa de desinfección Interplagas, Fabio Coccoz, aseguró a La Nacion que lo que marca la peligrosidad es el tamaño de la pinza. “Cuanto más grande, el escorpión es menos nocivo. La pinza más chica concentra más veneno, por eso es más dañina”, explicó.
“Los escorpiones se alimentan de otros insectos, que suelen ser más abundantes en esta época del año. Por eso, para que no haya alacranes, no debe haber insectos, y eso se logra con una fumigación regular”, dijo Coccoz.
El director del Instituto Pasteur, Oscar Lencinas, dijo a La Nacion que si bien siempre hubo escorpiones en la ciudad, últimamente se ven más. “Los alacranes empezaron a reproducirse en mayor número. En el campo se alimentan de arañas, pero en la ciudad comen cucarachas, por eso donde hay cucarachas, puede haber escorpiones”, comentó.
Según Lencinas, muchas de las picaduras de alacranes se producen cuando la persona se pone los zapatos. “Aparentemente el olor a transpiración atrae al escorpión. Por eso, al calzarse, conviene sacudir bien los zapatos”, recomendó.
Las lagartijas, en cambio, son inofensivas. “Yo tengo algunas en mi casa de Núñez. Si no generan aversión, conviene no matarlas porque comen insectos y además no transmiten enfermedades”, dijo Lencinas.
Respecto de su desembarco en Buenos Aires, existen varias teorías. Según explicó el médico veterinario especialista en reptiles, Juan Carlos Troiano, “la lagartija llegó a la ciudad cuando se traía el alcornoque en planchas desde Africa para fabricar corcho. La lagartija venía prendida en la madera y, de a poco, se fue quedando. El clima cálido ayudó a su expansión”.
Paternal y Villa del Parque fueron los lugares donde los pequeños reptiles se instalaron en primer lugar, ya que en esas estaciones ferroviarias se descargaban cargamentos de alcornoque. Pero de a poco se mudaron a todos los barrios porteños, especialmente los de la zona norte.
Fuente Diario La Nación 19 de Diciembre del 2010

Grupo: Arácnidos.      Especies: más de 1500.
Venenosas: 25 especies, podrían provocar accidentes fatales en humanos.
Pertenecen en su totalidad a la familia Buthidae, única con distribución geográfica en todos los continentes, con excepción del Antártico.
En América: desde el oeste de Canadá hasta la Patagonia, en la mayoría de los ambientes, hábitat y micro-hábitat terrestres.
En Argentina: más de 45 especies pertenecen a 2 familias o géneros:  
1-Tityus trivitattus
    Coloración: marrón claro,
    Cuerpo: 3 bandas en la región dorsal (o rayas longitudinales más oscuras)
    Pinzas: finas y alargadas   
    Cola: con un aguijón y una púa.
Veneno: neurotóxico
Produce: dolores intensos y enrojecimiento en el lugar de la picadura,   
Peligrosidad: depende de diferentes factores del: 
       Alacrán: edad, estado nutritivo, época del año, cantidad de veneno inyectado,   
              proximidad de la picadura a los vasos sanguíneos.
       Humano: susceptibilidad: muy grave o fatal en: niños menores a 6 años y ancianos.
2-Bothriurus bonaerensis: muy frecuente,  no reviste toxicidad para el ser humano
Características:
Coloración más oscura y pareja que la especie anterior, sin presencia de franjas, pinzas muy globosas o redondas y un único aguijón en la cola.
 Hábitos y distribución
Ya en el año 1956 se sabía de la existencia en Uruguay, Paraguay Brasil y Argentina. En nuestro país, el género Tityus cuenta con alrededor de 90 especies descriptas, con su hábitat natural, en: Santa Fe, Chaco y Stgo del Estero, Entre Ríos, Córdoba, Tucumán y norte de la provincia de Buenos Aires. Su presencia probablemente se deba a que haya sido vehiculizado desde su hábitat natural por medio de transportes terrestres y pluviales hasta diferentes terminales ferroviarias y puertos de desembarco;
adaptados a diversidad ambiental: domiciliarios y peri-domiciliarios incluso climas húmedos. Son seres con gran resistencia a condiciones físicas adversas, pueden sobrevivir a radiaciones ionizantes en un porcentaje 100 veces mayores al que mataría a un hombre; pueden soportar el efecto del fuego, rehidratando su cuerpo con facilidad y resistir el congelamiento teniendo sustancias anticongelantes intracelulares que evitan la ruptura de las mismas.
Hábitos: mayor actividad nocturna
Refugio: lugares sombríos, debajo de piedras, escombros, troncos, grietas de pisos,
               zócalos, cañerías, etc., resguardándose de los rayos solares y de la claridad
               diurna, temperatura estable y variación mínima de humedad

En ambientes domésticos carecen de enemigos naturales.
Sus predadores: lechuzas, búhos, algunos pájaros, culebras  
su alimentación: arañas, cucarachas, grillos, otros insectos.  
Localizan sus presas aún sin verlas por vibraciones que éstas producen, la atrapan con su pinza de inmediato, la decapitan y succionan sus líquidos.
Prefieren arañas, por eso pueden llegar hasta una casa habitada, donde encuentran las Loxocele (araña castaña) y la Filistata ivernalis (araña patona, su nombre significa que inverna con la familia, es decir que vive dentro de una casa), a veces consume moscas y suelen tener predilección por las cucarachas, especialmente del género Periplaneta.
Producen veneno para: inmovilizar a sus víctimas y alimentarse o defenderse,  reponen el veneno: en tres semanas,  evitan el periodo de indefensión produciendo un pre-veneno (una química diferente) más fácil de producir y eficaz para paralizar la  presa; lo utilizan en un primer momento, más rápido y eficiente, para maniobras defensivas y de persistir la amenaza, cambian al veneno más potente.
Composición del veneno: agua, sales, pequeñas moléculas, pépticos y proteínas.
Los compuestos más activos del veneno: las toxinas del péptido.
Estudios han demostrado que la secreción del veneno es regulado.
PREVENCION
no usar tratamientos caseros  
Colocar hielo sobre la picadura
consulta médico inmediata
de ser posible llevar el escorpión para identificar (en frasco de ser posible) 
Limpieza periódica del hogar, tareas de saneamiento,  
evitar caminar descalzo, sacudir el calzado y ropas antes de utilizarlos  no introducir las manos para revisar los calzados o lugares de riesgo (huecos, grietas, huecos de troncos, tapar rejillas de baño, cocina, lavadero con tela o malla metálica, colocar burletes en puertas y ventanas, etc.
Reparar: grietas, fisuras de las paredes y revisar los zócalos de madera. Los huecos en galerías que ellos mismos cavan son sitios donde suelen refugiarse.
Si se encuentra con un escorpión no lo aplaste con el pie o la mano, utilice algún instrumento de mango largo.
Erradicar montículos de zapatos, ropa o juguetes para evitar que se alojen en ellos.
Evitar la acumulación de residuos, escombros, maderas, muebles viejos, botellas, chapas o materiales en desuso, etc.
Usar guantes gruesos (descarne) al mover piedras, macetas y botellas, entre otros elementos, durante la limpieza o eliminación de objetos inservibles.
Limpiar con atención debajo y detrás de muebles, parte posterior de cuadros, rincones, ángulos de paredes y puertas.
Evitar caminar descalzo durante la noche, horario de mayor actividad de los escorpiones.
Revisar y sacudir las prendas y zapatos antes de vestirse y la ropa de cama antes de acostarse.
alejadas las camas de las paredes.
No dormir en colchones viejos de lana y en lugares que habitualmente permanecen oscuros.
Separar las camas de las paredes
Usar guantes y calzado adecuado durante las tareas de limpieza.
Mantener limpios los baldíos, patios y lugares donde existan ladrillos, pilas de leñas, escombros, chatarras y basuras, como también la higiene dentro de la vivienda especialmente los rincones, detrás de los muebles y desinfectar periódicamente la vivienda.
No introduzca las manos 
En los campamentos no olvidar cerrar correctamente las carpas.
Extremar las medidas en época de lluvias.
Mantenga el pasto lo más corto posible
Fumigaciones preventivas por especialistas, productos de acción insecticida-aracnicida.

MUY IMPORTANTE:
NO ESPERAR LA APARICIÓN DE SÍNTOMAS PARA CONSULTAR.       CONCURRIR  INMEDIATAMENTE  AL  HOSPITAL.
EL TIEMPO ES VITAL PARA LA TOMA DE DECISIONES MÉDICAS.


QUÉ HACER ANTE UNA PICADURA DE ALACRÁN EN BUENOS AIRES Y ALREDEDORES ?
Concurrir con Urgencia (inmediatamente tras la picadura) al Hospital “F.J. Muñiz” ( en el Barrio de Parque de los Patricios, tel. 4304-2180/555, comunicarse con sala 9) o en el cono urbano al Hospital “Posadas” ( en el Palomar- Haedo, Centro Nacional de Intoxicaciones: 0800-3330160 ó 4658-7777/ 4654-6648) o al “Sor María Ludovica” (en La Plata) a fin que se evalúe la gravedad del envenenamiento y si fuese necesaria, la aplicación del antídoto correspondiente.

Fuente: Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos. Instituto Nacional 
               de Tecnología Agropecuaria



2 comentarios:

Dahiana Lavid dijo...

hola yo me llamo cristina le tengo terror a los vichos

Dahiana Lavid dijo...

jaja y al pasto